El Motín

La escalofriante historia de los bolivianos esclavizados para producir ropa de una marca de lujo en Brasil

El baño no tenía puerta y lo único que separaba a los colchones de las máquinas de coser eran unas tablas de madera.

Los cinco bolivianos que vivían en situación de esclavitud trabajaban más de 13 horas diarias y vivían junto a sus familias en el mismo taller, donde los fuertes olores de los materiales se mezclaban con el de los alimentos que se cocinaban.

En estas condiciones encontraron las autoridades brasileñas este pequeño centro de producción en Sao Paulo, Brasil, donde los bolivianos eran explotados laboralmente, entre ellos una menor de 14 años.

El taller elaboraba prendas para nada menos que la lujosa marca de ropa Brooksfield Donna y era administrado por una empresa tradicional brasileña llamada Via Veneto, dueña de la marca de prendas de vestir para mujeres.

La firma, que niega ser responsable de explotación laboral, será procesada en el marco del Programa de Erradicación de Trabajo Esclavo del Ministerio de Trabajo de Brasil.

Via Veneto no sólo deberá responder por cargos relacionados a esclavitud, sino también por explotación infantil.

“Los cinco bolivianos trabajaban seis días a la semana en condiciones degradantes, recibiendo 6 reales (US$1,76) por pieza producida.

Comían en el mismo lugar donde dormían y vivían. Dos niños, hijos de los empleados, también fueron encontrados”, informó el Ministerio de Trabajo el lunes.

La entidad gubernamental brasileña añadió que una adolescente de 14 años trabajaba también en el taller “en las mismas condiciones de precariedad”.

Los trabajadores bolivianos fueron rescatados en mayo. Sin embargo, la información y el proceso por trabajo análogo a la esclavitud fue informado por las autoridades de Brasil el lunes.

El taller

El lugar donde explotaban a los bolivianos fue descrito por el Ministerio de Trabajo como un espacio con “instalaciones eléctricas precarias e improvisadas”, sin extintores y trozos de tela esparcidos por el suelo.

Por las etiquetas encontradas se determinó que el 100% de la producción era destinada a la marca Brooksfield Donna, que tiene tiendas en los principales centros comerciales de Brasil.

En el taller también fueron encontradas ollas con restos de alimentos, bolsas de arroz y fideo, los colchones en el suelo y “mucha suciedad”.

En las fotos divulgadas por el Ministerio de Trabajo se puede ver cómo en un mismo ambiente se encontraban las máquinas de coser, los colchones y la cocina.

También se puede observar la tela desparramada y no existe ninguna clase de protección ante un eventual incendio.

La marca

En las tiendas, los precios de la ropa encontrada en el taller con la etiqueta de Brooksfield Donna pueden exceder los US$150 por unidad.

Según el Ministerio de Trabajo, la empresa se negó a pagar los derechos laborales de los rescatados.