Anuncios
El Motín

Cómo sobrevivió Yamato Tanooka, el niño abandonado por sus padres en un bosque en Japón

Un milagro”: así catalogan algunos la supervivencia de un niño de 7 años que desapareció durante casi una semana en un denso bosque de Japón.

Yamato Tanooka fue encontrado sano y salvo este viernes.

Su rastro se había perdido el sábado luego de que sus padres lo abandonaran brevemente como castigo.

El menor tuvo que encontrar refugio y agua, aguantar hambre y frío y la potencial amenaza de osos que habitan en esa región.

BBC Mundo te explica qué pasó y cómo el pequeño logró sobrevivir.

¿Cómo llegó a encontrarse solo?

Los padres de Yamato lo abandonaron temporalmente en un camino boscoso cerca de Nanae, en la región de Hokkaido, como castigo por arrojar piedras durante un paseo familiar. Cuando regresaron a buscarlo había desaparecido.

Sólo vestía una remera y jeans, en una zona donde las temperaturas pueden caer a 7°C durante la noche.

“Ha estado más frío de lo usual para esta época del año”, le dijo a la BBC Ross Findlay, fundador del Centro de Aventuras Niseko.

“Hemos tenido nieve en la cima de la montaña en Niseko, aunque eso pudo no ser el caso en Nanae, que se encuentra más al sur. Pero para un niño que no tiene mucha grasa corporal, eso puede ser un problema”.

¿Cómo es el terreno en la zona?

La remota región es de bosques densos, con robles y abedules y espesa maleza.

“La maleza en el bosque está compuesta de algo que llaman sasa”, explicó Findlay.

“Es como bambú pero más gruesa y difícil de atravesar, así que es muy diferente a lo que se conoce como bosque en otros países”, afirmó.

“Es difícil caminar por ahí, por lo que no muchas personas se adentran en el bosque. Es necesario mantenerse en algún tipo de senda o no se puede llegar a ningún sitio”.

Señaló que con un niño pequeño, en particular, si está acostado en el suelo entre maleza espesa, se vuelve muy difícil de encontrar.

La búsqueda de Yamato también se dificultó debido a fuertes lluvias.

¿Dónde se refugió?

Parece que Yamato tuvo suerte y además fue muy sensato.

Fue descubierto dentro de una cabaña deshabitada en una base militar el viernes, a unos 5,5 kilómetros de donde se había extraviado el sábado pasado.

Le contó a la policía que caminó hasta allí solo, después de que sus padres lo abandonaran.

“Bebía agua para sobrevivir”, según dijo. “No había nada que comer”.

Anuncios