El Motín

Luís Abinader y las chapucerías electorales Se juega a dañar el proceso electoral

imagesimage_content_6360041_20160316211558CiHUQS7U4AE1-XSSiempre oí decir a mi abuela que “el que se va a morir ve caja de muerto por todas partes”, una expresión popular que me permite hoy entender la injustificada actitud que adopta tanto Luis Abinader como la disminuida y dispersa oposición política del país, en torno a la forma como deben contarse los votos en las alecciónales del próximo domingo. Ante la inminente derrota que le propiciará Danilo Medina, según confirman las dos más recientes encuestas, los opositores se aferran a la tarea de crear tensiones con el propósito de empeñar el proceso electoral y restar legitimidad a los resultados que emanen de las urnas. Se juega de manera irresponsable a crear una atmósfera convulsa, de consecuencias impredecibles para la paz social, una actitud que deja al descubierto la falta de resignación y madurez para admitir y reconocer el triunfo de Danilo Medina y el PLD. Lo reprochable es que, para alcanzar esos propósitos, Luis Abinader y comparsa juegan a cuestionar la autoridad que la ley confiere a la JCE para adoptar todas las medidas de carácter administrativo que resulten necesarias para garantizar la transparencia del proceso comicial. Al propio tiempo, se da la espalda a la postura que otrora tomaron junto al pleno de la JCE respecto a la compra de los equipos informáticos y al consentimiento de que el conteo de los votos se haga de manera electrónica. Aunque al parecer algunos lo olvidan, el 13 de enero de 2014 la JCE estableció el sistema de conteo electrónico, tras ser presentado y aprobado por esos mismos partidos políticos que hoy hablan de violaciones a la ley electoral, que realizan protestas injustificadas y que hacen acusaciones ligeras de supuesto fraude y otras tonterías sin sentido alguno. Incluso, el propio Luís Abinader, candidato del PRM, así como las demás organizaciones políticas opositoras, plantearon recomendaciones a la JCE en lo que respecta al nuevo sistema de conteo de los votos. De modo que no sólo se falta a su propia palabra, sino que se provoca a la JCE, se irrespeta a los dominicanos y desesperadamente se enarbolan argumentos insustentables e irresponsables, como el sofisma de que la ley dispone que el conteo sea manual, todo con la vana intención de incidentar y generar un ambiente de inestabilidad política en el país. Sin duda se juega a prender la pradera si fuera necesario para evitar lo inevitable, una peligrosa conducta que el pueblo sabrá enfrentar y dar la respuesta adecuada el próximo domingo.