Anuncios
El Motín

Padre y hermano ahogaron al tratar de rescatar pariente

Instante en que son colocados en las bóvedas del cementerio de Los Cagüeyes, de Jánico, los restos de Juan Isidro y sus hijos Fefri y Yandeili Quezada Ceballos.

SANTIAGO.- El interés de rescatar a su hijo menor, cuando el domingo se ahogaba en el balneario local Boca de la Ballena, impulsó a su padre lanzarse al agua y, ante la imposibilidad de lograr su propósito, el otro vástago intentó socorrerlos, muriendo los tres ahogados.

El relato fue hecho por Eridania Ceballos, esposa de Juan Isidro Quezada y madre de Fefri y Yandeili Quezada Ceballos, mientras velaba a sus tres parientes en una humilde casa de la comunidad Los Cagüeyes, municipio de Jánico.
Los restos fueron sepultados a las 9:00 de esta mañana en el campo santo de ese lugar, perteneciente a la zona serrana de esta provincia.

Eridania acompañó a su esposo e hijos a dicho balneario del río Yaque del Norte, localizado en la comunidad Yagüita de Pastor, de esta ciudad y dijo que se trató de la segunda ocasión en que estuvieron en el lugar.

Anegada por el llanto que le provocaba ver a Juan Isidro, Fefri y Yandeili dentro de los ataúdes y a punto de ser llevados al cementerio de aquella apartada comunidad de Jánico, la mujer repetía una y otra vez que hubiera preferido morir junto a sus familiares.

Narró que junto a ellos fueron al lugar otros tres jóvenes amigos de la familia y que la desgracia se inició cuando uno de ellos llevó de la mano a Yefri hacia la parte del balneario donde eran visibles los remolinos de agua.

“Yo me percaté del peligro que esto significaba y le pedí que no llevara a mi hijo, de 14 años, hacia esa zona, pero él no hizo caso fue entonces cuando Yefri quedó atrapado por la corriente, por lo que su padre Juan Isidro se lanzó a rescatarlo, ante sus gritos pidiendo auxilio”, relató la atribulada madre.

Agregó que, al notar que tanto el hermano como su padre estaban a punto de ser sumergidos por el remolino, Yandeili, de 16 años, quien en ese momento estaba al lado de ella, nadó lo más rápido que pudo hacia el lugar, pero corrió la misma suerte.
Eridania aclaró que en ningún momento ella penetró al agua, porque fue con sus parientes y los otros tres jóvenes solo para acompañarlos, no para también bañarse.

La familia Quezada-Ceballos llevaba varios años residiendo en el Callejón Segundo, de la Yagüita de Pastor, a poca distancia de donde ocurrió la desgracia.

Los tres se ahogaron cerca de las 4:00 de la tarde del domingo y los cadáveres fueron rescatados ayer. La primera víctima en ser sacada de las aguas fue Yefri, a media mañana. Poco después del mediodía fue ubicado el cuerpo de Yandeili y, al promediar la tarde, el de su padre Juan Isidro.

En la labor de recuperación de los restos participaron brigadas de la Defensa Civil de esta ciudad y Puerto Plata, quienes se concentraron en esa responsabilidad por casi 20 horas, con la supervisión de Francisco Arias, subdirector nacional de esa institución con asiento en esta ciudad.

Anuncios