Anuncios
El Motín

Partido Progresista abandona la coalición de gobierno en Brasil

Otro partido de la coalición del gobierno de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, anunció que le retira su apoyo a la mandataria, quien podría enfrentar un proceso de juicio político para su destitución en el Congreso de Brasil.

El Partido Progresista (PP) indicó que la mayoría de sus 47 diputados estarían dispuestos a votar para que la mandataria sea sometida a un juicio político.

Cómo sigue ahora el proceso para destituir a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff

Rousseff, quien enfrenta una votación crucial el domingo en la cámara baja que podría provocar su destitución, dijo que sus oponentes están organizando un “golpe”.

El mes pasado, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el principal partido de la coalición gubernamental, también decidió abandonar el bloque.

“El partido decidió retirarse de la alianza, fue una decisión mayoritaria”, le comentó el martes una vocera del PP a la agencia de noticias AFP.

El PP es la cuarta fuerza en la cámara baja, que consta de 513 curules, pero aún no está claro cómo su retiro afectará la votación prevista para el domingo.

Para poder remitir el caso al Senado, se necesitan los votos de 342 legisladores.

“Golpe”

El martes, la presidenta denunció que hay una conspiración para darle un “golpe” de Estado, insinuando que su vicepresidente, Michel Temer, es uno de los “conspiradores”.

Durante un acto con profesores y estudiantes, la mandataria dijo que un audio difundido “por error” este lunes en el que se escucha al vicepresidente era evidencia de la conspiración.

En el audio Temer llamaba a un gobierno de “unidad nacional”.

Dilma Rousseff acusa a su vicepresidente de planear un golpe contra ella

La oposición, por su parte, acusa a la líder de manipular las cuentas del Estado.

La acusación central contra Rousseff en el Congreso es que violó normas fiscales, maquillando el déficit presupuestal.

Y ha causado una gran fisura en Brasil, separando a quienes creen que sería justo destituir a la presidenta por algo así de quienes sostienen que sería una injusticia o hasta un golpe de Estado.

De qué acusan exactamente a Dilma Rousseff en el Congreso de Brasil (y no es corrupción)

Rousseff, que nunca ha sido acusada de enriquecimiento ilícito, niega haber cometido el crimen de responsabilidad que le atribuye la oposición o delito alguno que vuelva legal el juicio político.

“¿Impeachment sin crimen de responsabilidad qué es? Es golpe”, sostuvo días atrás la exguerrillera izquierdista de 68 años que en 2011 asumió como la primera presidenta mujer de Brasil.

BBC Mundo

Anuncios