Anuncios
El Motín

Obama en Cuba, solo “un primer paso”

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha afirmado este domingo que su visita a Cuba es sólo “un primer paso” en la nueva relación entre ambos países, agregando que la misma tiene carácter “histórico”.

Este lunes comienza la agenda oficial del viaje, que incluirá un encuentro con el presidente cubano, Raúl Castro, y participará en un foro de negocios entre líderes empresariales de EEUU y emprendedores cubanos. También se reunirá con disidentes políticos, molestos por su visita.

En un encuentro con el personal de la Embajada estadounidense en La Habana, el mandatario ha recordado que “han pasado casi 90 años desde que un presidente estadounidense estuvo en Cuba”. “Es maravilloso estar aquí”, ha agregado.

“En 1928, el presidente (Calvin) Coolidge vino en un buque de guerra y tardó tres días en llegar. Yo he tardado sólo tres horas”, ha bromeado, recalcando que es la primera vez que el Air Force One aterriza en territorio cubano.

“Esta es nuestra primera parada. Es una visita histórica y es una oportunidad histórica para interactuar de forma directa con el pueblo cubano”, ha apuntado Obama.

NUEVOS ACUERDOS

El presidente estadounidense ha abogado por aprovechar la visita para “alcanzar nuevos acuerdos, pactos comerciales, construir nuevos lazos entre ambos pueblos”, así como para presentar su visión “de un futuro más brillante que el pasado”.

El avión presidencial Air Force One atterrizó en la tarde de este domingo en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana, en el que supone el inicio de la histórica visita oficial de Obama a la isla. La lluvia ha marcado todo el ceremonial de recepción.

Tras ello, Obama se reunió con el cardenal Jaime Ortega, quien le recibió en la Catedral de La Habana, para realizar un paseo por el casco histórico de la capital, según ha informado el diario cubano Granma.

CURIOSIDAD EN LAS CALLES

Aunque intensa, la lluvia no pudo con la curiosidad de los cubanos que se reunieron a ambos lados de la calle que conecta al aeropuerto habanero con la ciudad, donde muchos de ellos permanecieron horas con la esperanza de ver a La Bestia – el vehículo presidencial- algunos de ellos con banderas norteamericanas en la ropa.

Otros utilizaron móviles con los que es posible captar la señal televisiva estatal de la isla, para seguir la comitiva presidencial, que no siguió la ruta habitual que se emplea para llegar del aeródromo a la ciudad y que les dejó con las ganas de saludar al mandatario.

A pesar del agua, Obama y su familia mantuvieron su plan de visitar la Habana Vieja paraguas en mano y acompañados del historiador oficial de la ciudad, Eusebio Leal, principal artífice de la restauración de la parte antigua de la ciudad.

Los Obama llegaron hasta la Plaza de la Catedral de La Habana, donde fueron recibidos por el cardenal para después acudir al popular barrio de Centro Habana a degustar, en una cena, las delicias gastronómicas locales en un “paladar”, como se conoce en la isla a los restaurantes privados.

CENA CUBANA

Para su primera cena en Cuba, la familia presidencial escogió el restaurante San Cristóbal -nombre del patrono de la ciudad- ubicado en los bajos de una antigua mansión de principios de siglo XX y decorado con un peculiar eclecticismo que combina antigüedades, fotografías en blanco y negro, y hasta algún altar religioso con santos y vírgenes venerados en el país.

En la que ha sido una jornada histórica, especialmente simpático fue el saludo a los cubanos que dedicó el mandatario norteamericano en su cuenta de Twitter al aterrizar por primera vez en la isla caribeña.

“¿Qué bolá Cuba?”, una frase muy usual en el lenguaje coloquial de la isla fue la empleada en esa red social por Obama, quien ya la pronunció en el sketch que protagonizó junto al personaje humorístico cubano “Pánfilo, divulgado el sábado y que está causando sensación entre los cubanos”.

Fuente: www.huffingtonpost.es

Anuncios